Masifiquemos el CORAZÓN…

¡Muy buenos días amigos lectores! Hoy quiero dedicar estas palabras a los menos agraciados económicamente. En días anteriores recibí una carta muy conmovedora de una madre (con problemas de salud y sostén de familia) que tiene una niña talentosa que practica tenis de campo desde pequeña. La señora me plantea que la niña está pasando por un momento muy difícil, ya que, AMA EL TENIS y por la situación que viven (su madre y ella) les está costando mucho mantenerse en el mundo del tenis de competencia. Todos sabemos que la situación del país no es la mejor que hemos vivido y que el alto costo de la vida nos ha llevado a disminuir -de cierta manera- algunas gastos y gustos, sin embargo, aún existe mucha gente, empresarios y trabajadores honestos que les va muy bien, gozando de posibilidades económicas que les permiten vivir como les gusta y merecen. Mi llamado es para todas aquellas personas de buen corazón que estén dispuestas a dar su granito de arena para -realmente- ayudar a los que más nos necesitan. Un médico de medicina tradicional china me explicaba que bajo la filosofía china “TODOS NACEMOS CON EL PESO Y RESPONSABILIDAD DE AYUDAR A NUESTROS ANTEPASADOS A TRASCENDER EN LA VIDA Y EL MUNDO ESPIRITUAL”, por lo tanto, todas (o por lo menos la mayoría) de nuestras acciones van a repercutir en nuestros hijos y sus generaciones. Esto me hizo reflexionar en el hecho de que “TODO EL BIEN O DAÑO QUE HAGAMOS SE REFLEJARÁ EN NUESTRA GENERACIÓN”, por ende, es  muy importante ser comprensivo y compasivo ante los “desposeídos”. No tiene sentido opinar, criticar -y peor aún- juzgar a quienes no son sensibles ante los problemas del prójimo cuando nosotros no hacemos nada para subsanar (aunque sea un poquito) nuestro entorno. Por eso hago este llamado especial “VAMOS A MASIFICAR LA BUENA VOLUNTAD, LA HUMILDAD…EL AMOR”… Hoy es una buena oportunidad para comenzar. Ayudemos a esta niñita a cumplir su sueño de seguir representando a su estado y NUESTRO PAÍS CON SU ESFUERZO, VOLUNTAD Y AMOR. Sé que si se puede y que con el aporte (así sea pequeñito) de cada uno de nosotros haremos feliz (no solo a la niña y su madre) también a nuestras generaciones que recibiran las BENDICIONES de nuestra GENEROSIDAD….

SEMBREMOS EL MUNDO DE COMPRENSIÓN, COMPASIÓN Y...MUCHO AMOR!!!
SEMBREMOS EL MUNDO DE COMPRENSIÓN, COMPASIÓN Y…MUCHO AMOR!!!

…un fuerte abrazo!!